Triste y aburrida celebración del 26 de julio

lunes, 26 de julio de 2010




A juzgar por las fotos del acto en Santa Clara, en la misma plaza donde Fidel Castro se regó por el piso como un saco de papas y que algunos adjudicaron la caida a un sopapo de venganza del fantasma de Ché Guevara por el embarque que le dió en Bolivia, en esas fotos, a estos geriátricos amantes de las multitudes y fotos efectistas se les ha olvidado las tomas abiertas a la muchedumbre, que según ellos cuentan asciende a 90 mil personas.
Ha sido un acto muy discreto, dende al discurso sedantemente aburrido de Raúl le sucedió el no más entretenido e interesante discurso del hombre corcho, Machado Ventura. Los invitados principales se excusaron por su ausencia.
Chavez, pretextó su guerra contra el pueblo venezolano y el mayor de los Castros, dijo que para sus problemas estomacales y debiles intestinos les era imposible soportar el discurso de Machado sin correr para el servicio sanitario o tener que espantarse todo el mundo la peste de sus excrementos en su inseparable bolsita.
La realidad es que ya el pueblo no aguanta más y que los recuerdos históricos de Ceaussescu en Rumanía les aconsejan no reunir tanta gente en una plaza donde pudieran ser allí mismo ejecutados por un pueblo que ya dice ¡Basta! en alta voz.

1 comentarios:

Lori dijo...

Pila de viejos delicuentes juntos.

Publicar un comentario